Declaración de Fe

Escrituras

Creemos que la Biblia es la Palabra Dios y la norma autoritativa en materia de fe y conducta cristianas. Es la Palabra inspirada, infalible e inerrante  en los escritos originales. La Biblia comprende los 39 libros del Antiguo Testamento y los 27 libros del Nuevo Testamento. (2 Ti. 3:16-17, 2 P. 1:21).

 

Dios

Creemos que hay un solo Dios inmutable, eternamente existente en tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.  Estas tres personas tienen la misma naturaleza y los mismos atributos de la Deidad. (Dt. 6:4, Mt. 28:19, 1 Co. 8:6).

 

Jesucristo

Creemos que Jesucristo, siendo la segunda persona de la Trinidad, es verdadero Dios y verdadero hombre.  Por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, vivió sin pecado, murió en la cruz del calvario y resucitó al tercer día con poder. Ascendió a la diestra de Dios Padre de donde regresará con poder y gloria en su segunda venida. (Mt. 1:20-21, 1 Co. 15:3-6, 1 Ti. 2:5, 1 P. 3:18).

 

Espíritu Santo

Creemos que el Espíritu Santo, siendo la tercera persona de la Trinidad, convence al mundo de pecado, justicia y juicio. Mora en el creyente para guiarlo, consolarlo y llenarlo con su poder. Por medio de la obra del Espíritu Santo y la acción de la Palabra de Dios, el creyente se santifica día a día a fin de ser perfeccionado para toda buena obra. (Jn. 15:26, 16:7-11, Ef. 4:30, Gál. 5:16).

 

Ser humano

Creemos que el ser humano, habiendo sido creado a imagen y semejanza de Dios, cayó en desobediencia, trayendo consigo el estado de muerte sobre toda la humanidad. Esta condición de muerte, hace que todo ser humano esté separado de Dios, tenga una naturaleza pecaminosa y merezca eterna condenación. (Gn. 1:26, Ro. 3:23, 5:12, Gál. 5:17-21).

 

Salvación

Creemos que la salvación es enteramente por gracia, por la fe en los méritos de Jesucristo. La obra salvífica de Cristo (muerte sustitutoria y expiatoria) es un don de Dios y es suficiente para la salvación del pecador arrepentido. (Jn. 1:12-13, Ro. 3:21-28, 2 Co. 5:17, Ef. 2:8-10, 1 Ti. 2:5).

 

Iglesia

Creemos que Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo. La iglesia está compuesta por todos los creyentes en todas la épocas y lugares. La iglesia ha sido capacitada con dones espirituales para su propia edificación y para cumplir con la gran comisión de predicar el Evangelio a toda criatura. (1 Co. 12:12, Ef. 1:22-23, 4:12, Col. 1:18).

 

Bautismo en agua

Creemos que el bautismo en agua es el testimonio público de la conversión genuina del creyente como acto de obediencia al mando de Jesucristo. Esta práctica cristiana se realiza en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, conforme a la fórmula bautismal establecida por el Señor en la Gran Comisión. (Mt. 28:19-20; Hch. 2:38; Mr. 16:16).